La "estufa olímpica" que bate récord medioambiental

 Con la tecnología de las antorchas olímpicas, que
Jordi Granados fabricó para Rio 2016,ha ideado estufas de bioetanol.

Articulo de prensa El Mundo  LINK

 

Hace una década Jordi Granados (Barcelona, 1974) invocó a los dioses del templo Hera de Olimpia, que intervinieron a su favor enla adjudicación de un jugoso contrato de 5,8 millones de euros para fabricar en Caldes de Montbui las 14.680 antorchas olímpicasde los Juegos de Río 2016. Ahora lo ha vuelto a conseguir coincidiendo, una vez más, con una crisis que se ha ensañado con laspymes españolas. «Hace un año, la Unión Europea prohibió la instalación en vía pública de elementos contaminantes», concedeGranados. «Esta legislación afecta fundamentalmente a las estufas de gas butano y propano de las terrazas de los bares y se estáempezando a aplicar en Francia, Alemania, Holanda y Bélgica». En España será de obligado cumplimiento a partir de 2025. «Se hacomprobado que las estufas de gas son muy poco eficientes: el 70% de su calor se dispersa y emiten tres kilos de CO2 cada hora. Enun mes esto equivale, en el caso de las grandes terrazas, a las emisiones de dos vuelos a Los Ángeles desde Madrid».

Inspirándose en el mecanismo de la antorcha olímpica, Granados creó una estufa limpia de bioetanol. «Hablamos de uncombustible que se obtiene a partir de vegetales o de restos orgánicos. No produce humo, ceniza ni ruido, la instalación tanto eninterior como en exterior es sencillísima y requiere de un mínimo mantenimiento, se transporta fácilmente, su llama sirve defuente de iluminación, tiene un diseño muy atractivo y, lo más importante, al quemarse el bioetanol se genera vapor de agua ydióxido de carbono en niveles muy bajos, el equivalente a dos velas». El modelo que comercializa Calidor también corrige losinconvenientes de las clásicas estufas de bioetanol: «Hemos compensado el precio del bioetanol con una mayor eficacia delsistema, que se coloca debajo de las mesas, y acabado con el olor gracias a la pureza del alcohol destilado».

El último invento del empresario barcelonés se adapta como un guante a la actualización del Reglamento de InstalacionesTérmicas de Edificios (RITE) de la UE. «Hemos aplicado la misma tecnología que desarrollamos en el laboratorio para la antorchaolímpica, que funciona con energía limpia, renovable y sostenible», celebra. «Además, Calidor es la única empresa del mundo que

ofrece un producto ecológico pensado para calentar exteriores en negocios de restauración». Según Granados, su estufa satisfaceuna creciente demanda de eficiencia energética que no siempre va acompañada de tecnologías que la sustenten. «La cultura delterraceo tras la ley antitabaco abrió el debate medioambiental entre los hosteleros, pero hasta ahora nadie había ofrecidoalternativas sostenibles que no pasaran por la prohibición».

La idea de presentarse al concurso internacional para la fabricación de la antorcha olímpica de Río 2016 llegó a sus oídos como elsusurro de una voz eurekiana. «Cuando uno se enfrenta a la bancarrota le pierde el miedo a todo, así que me dio por soñar a logrande y sin complejos». Como no reunía los requisitos (facturación de más de 10 millones de euros, laboratorio propio, sede enBrasil…) se alió con varias entidades: Kromschroeder, Recam Làser, Taurus y la universidades Politécnica de Cataluña y deGinebra.

Esta vez se ha lanzado a la aventura con otro socio, Jordi Carnicé, empresario con una larga experiencia a sus espaldas enfabricación y distribución de bioetanol líquido y en gel. Juntos fundaron en abril de este año Calidor Management SL para laconstrucción, venta, alquiler e instalación de estufas ecológicas. «El precio de la bombona de butano ronda los 17 euros y duracomo máximo dos días en las estufas antiguas. La electricidad tampoco parece ser la solución ahora que la factura se ha disparado,por no hablar de la inversión inicial y del mantenimiento. Nosotros hemos conseguido que el consumo de Calidor ronde los doseuros diarios a la máxima potencia», sostiene.

De momento disponen de un único modelo al precio de 325 euros más IVA (en propiedad) o 30 euros mensuales en alquiler.«Acabamos de encargar otro diseño más grande y en forma de columna a Miquel Planas, escultor y profesor de Bellas Artes»,adelanta. «Y esperamos seguir aumentando el catálogo en los próximos años para adaptarnos a las necesidades de nuestrosclientes». Que son multitud, si tenemos en cuenta que España encabeza la ratio de bares por habitante de Europa. «Además,debemos tener en cuenta las medidas de apoyo durante la pandemia para la instalación de terrazas de hostelería y restauración enciudades de toda España, lo que dispara aún más las cifras». Y añade: «Se estima que más del 50% de establecimientos tienenterraza, con una media de ocho mesas por negocio». Por lo pronto, ya han alquilado 600 estufas Calidor a locales de Madrid. «Nohay mejor publicidad que el boca-oreja, y no nos dejan de llegar pedidos…».

En Europa tienen una previsión de fabricación para 2022 de 6.000 unidades. «Hemos empezado la expansión por Francia, Alemaniay varios países escandinavos. Si todo va bien, en 2023 podríamos superar las 20.000 estufas».